Ocio, entretenimiento y humor

encontrados: 5, tiempo total: 0.004 segundos rss2
29 meneos
492 clics
¡Pobre Ministro!

¡Pobre Ministro!  

Tira satírica de Manel Fontdevila: ¡Pobre Ministro!
23 6 0 K 212
23 6 0 K 212
239 meneos
2050 clics
Los vecinos del otro edificio levantado en València por la promotora Fbex: “Tenemos más miedo que nunca”

Los vecinos del otro edificio levantado en València por la promotora Fbex: “Tenemos más miedo que nunca”

Benjamín, un jubilado con gorra y chandal que vive en el edificio de 20 alturas a la entrada de Mislata, llegó este jueves a su casa y se encontró a su mujer llorando mientras contemplaba el incendio que arrasó un complejo de viviendas del barrio de Campanar, al otro lado del jardín del antiguo cauce del río Turia. “El humo era negro, se veía un aspecto horrible”, recuerda el hombre.
411 meneos
596 clics
Las temporeras esclavizadas en Sevilla fueron captadas con empleos falsos y rebuscaban en la basura para comer

Las temporeras esclavizadas en Sevilla fueron captadas con empleos falsos y rebuscaban en la basura para comer

La Policía desarticula una red criminal de explotación laboral en el ámbito agrícola que recluía en casas ocupadas, liberando a 21 temporeras víctimas, procedentes de Moldavia y Rumanía, y ha detenido a 15 personas responsables, acusados de trata. La jornada laboral de las víctimas empezaba a las 6.00 cuando un coche las recogía, hasta las 20.00. No tenían descansos ni podían comer. El dinero que los propietarios de las fincas pagaban se lo quedaba el clan. Por ello se veían obligadas a coger la comida de los contenedores para sobrevivir.
265 meneos
3582 clics
Envío erróneo o controvertido, por favor lee los comentarios.
Los años de plomo

Los años de plomo  

Viñeta satírica de Manel Fontdevila: Los años de plomo.
129 136 31 K 355
129 136 31 K 355
79 meneos
130 clics
Envío erróneo o controvertido, por favor lee los comentarios.
La misión imposible de protestar dentro de una residencia de mayores: “Nadie se quiere meter por miedo a represalias”

La misión imposible de protestar dentro de una residencia de mayores: “Nadie se quiere meter por miedo a represalias”

Miguel Ángel Ortega se plantó aquel día tras ver sobre el plato el enésimo filete de pollo crudo. A partir de entonces, cada vez que la comida no estuviera en buenas condiciones habría una protesta en el comedor. “Consiste en ponernos de pie, los que podamos, hasta que retiren el alimento servido, tomando asiento de nuevo para recibir el segundo plato. Al día siguiente, en la mesa había otra vez garbanzos duros. “La gente me miró. Un compañero se levantó, se acercó y me preguntó en bajito: ¿qué hacemos?”

menéame